It's Only a Paper Moon
Living in a perpetual state of sleeplessness
©
audreyhepburncomplex:

history-of-art: Balthus -Therese on a Bench-seat (1939)

Los yogures de fresa no están tan buenos como tú,
ni las mandarinas tienen tu sonrisa,
ni los magnum doble de caramelo que ya no existen
se echan tanto de menos
como a ti en un solo día.

Es decir: que las bailarinas de la marihuana te envidian
y las hipnosis de las serpientes
toman tu andar de caderas como punto de referencia,
y un chocolate por la mañana
o la tostada de tomate y aceite
no tienen nada que hacer contra uno solo de tus besos.

Sí, todos los deseos te odian
por acaparodora.

Todas las estrellas fugaces andan hartas de escuchar
cada noche tu nombre de buenos días.

Eres famosa
entre las velas de cumpleaños
y los dientes de león
y las pestañas perdidas en las dunas de cualquier mejilla.

Estás en la boca de los sueños de tantos
que todavía, cuando no miras, celebro un gol a la vida
por haberme tocado, tú, que podías elegir destino
y escogiste precisamente el mío.

Vaya potra, dicen mis amigos.

El resto
solo se caga en mi puta madre
o en la tuya, por no poder ponerle carne
sudor
y besos
a sus fantasías.

— Escandar Algeet (via hachedesilencio)
inland-delta:

Erik Desmazières, The wind blows where it wants, 1989

Oliver McAvoy